Valores Artesanos: posibilidades docentes de la artesanía del calzado

Artículos sobre artesanía y zapatería

En un entorno de digitalización y robotización imparables, la artesanía mantiene su prestigio y reafirma su papel. Incluso entre generaciones jóvenes, se observa un interés renovado por ella que no se debe a la nostalgia o al romanticismo. Los procesos y valores asociados al método artesano todavía conservan una vigencia especial. Si aun resultan atractivos, es porque señalan a una vía alternativa capaz de mejorar las cosas.

Hay muchas esperanzas puestas en el cambio tecnológico. A menudo, sin embargo, aparecen consecuencias que cuestionan tales expectativas. La obsolescencia no sólo está afectando a los productos y servicios, sino, cada vez más, a las personas, sus actividades y sus vidas. Frente al discurso dominante acerca de la innovación que pretende reducir la creatividad exclusivamente a la ruptura, la artesanía pone en valor los aspectos creativos de la adaptación o el mantenimiento —orientándolos a la calidad máxima y al cuidado de hacer las cosas bien—.

En su libro La mano que piensa, Juhani Pallasmaa hablaba de una síntesis de destreza intelectual y corporal que potencia los procesos creativos y permite la compresión profunda de una materia. Ese es uno de los beneficios de desarrollar los conocimientos y habilidades de la artesanía.

Asímismo, una vez asimilados, la transmisión en cadena de los conocimientos y habilidades recibidos forma parte de la artesanía. El artesanado no se entiende como profesión individualista, sino a la manera que defiende Richad Sennett. Es decir, como un tejido en reconstrucción que pone en el centro al homo faber el cual combina facetas de artesano, artista, diseñador y ejecutor.

Además, el modo de producción no seriado de la artesanía humaniza y, en su reverso, va acompañado de una forma de consumo a su vez más humana y ecológica. Todo esto hace que otras disciplinas pueden enriquecerse al entrar en contacto con los procesos y valores del método artesano.

Desde su nombramiento como maestros, Aldanondo y Fdez mantienen un compromiso con la docencia de la zapatería artesana. En el local de la calle Notariat se imparten formaciones, cursos y talleres. También se dan charlas o asignaturas para empresas u otras escuelas.